¿Qué contenidos gustan más en las redes sociales?

El marketing de contenidos y las redes sociales forman un gran equipo. Es por eso que a la hora de pensar en nuestra estrategia es importante tener en cuenta qué formatos, estilos y tipologías de historias tienen más éxito en los medios sociales en función de cada canal y del público objetivo.

A rasgos generales e independientemente de la red escogida, antes de empezar es aconsejable tener en mente las 20 recomendaciones para hacer que tus contenidos sean más virales en las redes sociales del bloguero y estratega Jeff Bullas. Mis 10 favoritas son:

  1. Textos más cortos y publicar más a menudo.
  2. Las fotos de primeros planos dan mejor resultado en la web que los planes generales.
  3. Más infografías. Se pueden hacer artículos simplemente comentando una infografía.
  4. Crear listas (10 razones por las que…).
  5. Curación de contenido (coger un tema y buscar los mejores artículos al respecto).
  6. Enfoque “How To” para explicar cómo se hace o funciona algo.
  7. Solucionar problemas.
  8. Usar más elementos multimedia.
  9. ¿Quién está detrás? Mostrar más personas, el lado humano de las cosas.
  10. Buscar el enfoque anecdótico, simpático y divertido de las historias.

El evangelizador en marketing de contenidos Joe Pulizzi enumera otros 30 mandamientos del márketing de contenidos que también vale la pena repasar, mientras que el blog Marketo, especializado en esta materia, resume en 6 las normas del márketing de contenidos:

  1. No es promocional.
  2. Es relevante.
  3. Cubre una brecha informativa.
  4. Está bien escrito.
  5. Es relevante para la empresa.
  6. Ofrece pruebas.

Contenidos específicos para cada red social

Estrategia de contenidos aplicada al Social MediaEn el libro “58 Social Media Tips for Content Marketing” recopilan las mejores prácticas para los mejores canales de medios sociales –Facebook, Twitter, Google+ y Linkedin; canales de vídeo como YouTube y Vimeo; sitios para compartir fotos como Instagram y Flickr; comunidades como Pinterest, Foursquare y Quora, así como sitios de intercambio de contenido como Tumblr, StumbleUpon, y SlideShare–.

Destacaré algunos de sus consejos y otros de cosecha propia para los 4 medios sociales que más uso –dejando de lado Instagram, red de fotos y desde junio también de vídeo, a la que ya le rendí mi propio homenaje hace unos meses–:

  • FACEBOOK: Es un  canal ideal para sacar el máximo rendimiento de los recursos audiovisuales, sonoros, musicales y textuales estableciendo una relación sólida y permanente con el público. Vale la pena invertir tiempo en la publicación a la hora de editar nuestros textos y las imágenes. Los mensajes en esta red pueden ser más largos e ir complementados con una imagen, lo que ayuda a contar historias convincentes.

Es importante compartir contenido con el que se pueda generar conversación y crear un vínculo con los seguidores. Para abrir debate podemos lanzar preguntas a los fans de la página sobre un tema determinado o también encuestas e ir siguiendo las votaciones en directo. Igualmente, es un canal ideal para hacer promociones, concursos y sortear regalos entre los participantes más activos.

También funciona muy bien a nivel de convocatorias para eventos virtuales o encuentros offline.

Según apuntan en “58 Social Media Tips for Content Marketing”, es aconsejable segmentar nuestros mensajes a grupos pequeños más vinculados a lo que queramos comunicar.

  • TWITTER: Twitter es uno de los canales más usados para la atención al cliente y para proporcionar información de valor en tiempo real a sus usuarios. Puede actuar como un recurso amplificador del impacto generado por los contenidos corporativos en otros espacios. Incluso hay quien lo considera “la imprenta de la era digital”, una inteligente visión del periodista Michael Wolff, publicada en The Guardian.

En esta red de microblogging podemos crear un hashtag (#) original vinculado a una campaña, cubrir eventos de nuestro ámbito, ofrecer ideas en tiempo real de los eventos significativos para nuestra audiencia, opinar sobre tendencias, ofrecer información de servicio o de promociones, etcétera.

Eva Sanagustín, experta en marketing de contenidos, aconseja por cada 10 tweets, 1 o 2 de autopromoción; no llenar nunca los 140 caracteres para dejar, como mínimo, espacio suficiente para el nombre del usuario, usar los hashtags con prudencia y redactar los tuits como si fueran titulares de noticias.

  • GOOGLE+: Contribuye a mejorar el impacto de nuestro contenido ya que nos permite incrementar la visibilidad en Google y generar tráfico hacia la web de la empresa. Si todavía no eres usuario de esta red social te dejo algunas razones por las qué deberías estar.

Construye una página llamativa publicando algo más que enlaces y texto. Se recomienda mezclar fotos, vídeos e infografías y poner las palabras que quieras destacar entre asteriscos para que se visualicen en negrita, así como usar hashtags.

Lo que publicas no dejan de ser pequeños posts como si fuera un mini blog, así que puedes experimentar con mensajes ampliados o dar más información en los comentarios.

También lo puedes usar para tener conversaciones en directo gracias a los hangouts de Google+ que permiten hacer chats de vídeo hasta con diez personas a la vez, una característica interesante para las empresas, con posibilidad de transmisión en directo para un círculo en concreto o bien a nivel público mediante Youtube.

  • YOUTUBE: Se centra en la publicación de contenido audiovisual relacionado con los ejes estratégicos de la compañía y puede jugar un papel relevante como principal canal de entretenimiento.

Algunos contenidos recomendados son los vídeo tutoriales educativos, que explican el funcionamiento del producto o de un servicio o cómo hacer algo, las entrevistas a expertos o las que muestran la opinión de terceras personas, los resúmenes de eventos, los tours por las oficinas, otros vídeos que transmitan el espíritu de la empresa o que den la bienvenida, así como vídeos que presentan un portfolio de proyectos realizados o vídeo concursos, muy recomendados para campañas de marketing viral, en los que los usuarios deben crear y mandar sus propias imágenes para ganar un premio. Y un largo etcétera ya que las posibilidades del vídeo como herramienta de marketing en internet y sus redes sociales son innumerables.

Hay que tener en cuenta que el guión, la música y el montaje son partes fundamentales del futuro éxito de un vídeo, así como la experimentación con nuevas fórmulas narrativas audiovisuales que capten la atención del espectador.

En “58 Social Media Tips for Content Marketing” también nos recomiendan asegurarnos de que cuando publiquemos el vídeo esté activada la incrustación, permitiendo así que otros usuarios puedan publicar los vídeos en sus sitios web, y que se mezclen las producciones profesionales con las de cosecha propia “para ayudar a humanizar nuestra marca”.

Tampoco aconsejan los vídeos largos, “los que mejor funcionan son los de menos de un minuto de duración”.

Medición y actualización de los contenidos

En todas estas redes hay que ir siguiendo las analíticas de consumo y los vínculos de nuestra audiencia con los contenidos para coger inspiración e ir adaptando nuestra oferta y enfoque a sus preferencias.

Además también es importante marcarse una guideline (mensajes, temas clave, enfoque editorial, tono, lenguaje, etilo) y un calendario editorial (cuando y quién) que respete una periodicidad marcada de publicación de los contenidos. El especialista Joe Pulizzi hace una propuesta de cómo repartir los contenidos a lo largo del año. Su periodicidad de mínimos por canal, como rescata Eva Sanagustín, es la siguiente:

Frecuencia Contenido
1 vez al día  Twitter / Facebook
1 vez por semana  Blog
1 vez al mes  Youtube, SlideShare…Newsletter
1 vez cada 3 meses  White paper o ebook
1 vez cada seis meses  Webinar
1 vez al año  Acto


Beneficios y objetivos del marketing de contenidos

Citando a Eva Sanagustín, la periodista y consultora Cristina Ribas recoge algunos de los beneficios del marketing de contenidos en la presentación “Periodismo de marca y marketing de contenidos” –una diferenciación en la que no profundizaré en este post pero que si os apetece saber más recomiendo leer “¿Periodismo de marca o marketing de contenidos?“, de Miquel Pellicer, así como también el punto de vista de Judy Gombita en “Goodbye brand journalism and content marketing…hello DIY corporate media!“–.

Como máximas ventajas destaca la confianza, “al convertirse la empresa en un recurso útil con contenidos relevantes”, la autoridad, “al producir contenidos con una voz propia”, la visibilidad, “al tener más contenido indexable en buscadores y compartible”, la sociabilidad, “al ofrecer contenido que merece la pena compartir, lo que también da visibilidad”, la imagen, “al no interrumpir a los usuarios en su día a día como hace la publicidad sino aportarles valor sobre lo que buscan”, y por último la reciprocidad, “al tener la sensación el usuario de que tiene que devolverlo que le aporta la empresa”.

También apunta 10 posibles objetivos del marketing de contenidos que no debemos pasar por alto a la hora de trazar nuestra estrategia:

  1. Conseguir tráfico para nuestra página web.
  2. Posicionarnos o mejorar nuestra situación en buscadores (SEO).
  3. Crear una reputación reafirmando el posicionamiento de la marca.
  4. Destacar por encima de la competencia.
  5. Dar a conocer mis productos o servicios, difusión y comunicación.
  6. Convertir mi marca en referencia en el sector donde trabajo.
  7. Atraer a posibles clientes.
  8. Educar a los usuarios en nuestro producto o sector.
  9. Fidelizar a los clientes.
  10. Crear una comunidad alrededor de nuestra marca.

Ante este escenario, al final de la presentación en Slideshare, Ribas recupera el artículo “Seven Reasons Your Content Marketing Needs a Brand Journalist” que aboga por la figura del periodista como creador de esos contenidos corporativos ya que, como sostiene su autora, Ann Handley, “tienen la sensibilidad y experiencia necesaria para atraer un enfoque editorial a la construcción de una marca”. Aunque resulte provocador, no podría estar más de acuerdo ;).

Para aprender más: