La escalada del periodismo móvil y de la tecnología ‘wearable’

Uno de los principales desafíos del periodismo en la actualidad es aprovechar la era de la movilidad e integrar los dispositivos inteligentes en su actividad diaria para mejorar la experiencia de las “noticias portátiles”.

Según el informe del World Editors Forum (WEF) sobre las principales tendencias de esta industria en 2014, se ha producido un inexorable aumento del consumo de noticias móviles.

Como publican en MediaShift, y según datos de Comscore, en los EE.UU., el 60 por ciento de la actividad global en línea ahora se concentra en los dispositivos móviles y durante el mes de mayo las aplicaciones móviles representaron más de la mitad del tiempo total invertido en la consulta de medios digitales.

Fuente: Comscore

Fuente: Comscore

En este sentido, a principios de este año el Financial Times informó que el 62 por ciento de sus lectores ya accedían a noticias desde teléfonos o tabletas, frente a un 38 por ciento que todavía se conectaba desde su PC de escritorio.

Ante estos datos la transición a lo móvil se plantea como un auténtico reto para los medios de comunicación tanto en la creación de contenido ad hoc para estos dispositivos y su inclusión dentro de una reorganización de las redacciones periodísticas, así como de la búsqueda de diferentes modos para rentabilizar esas noticias y de aprovechar al máximo el tráfico de los medios sociales y las nuevas maneras de informar que conllevan las redes sociales.

Incluso hay medios como la BBC o Oxford Mail, que ya se han atrevido a entrar en los dispositivos móviles de su audiencia de una manera muy directa e incluso se podría opinar que intrusiva, a través de WhatsApp, ampliando así las formas de distribución móvil de sus noticias, como recogen en un artículo de misapisportuscookies.com.

Editores móviles de The Boston Globe, The Wall Street Journal, la CNN y de las revistas Hearst comparten en journalism.co.uk algunos consejos de sus estrategias para sacar el máximo rendimiento de este “periodismo de bolsillo”.

Según estos expertos, dos de los aspectos clave del periodismo móvil son conocer realmente a los usuarios y tomar nota de las analíticas para entender cómo consumen los contenidos y saber cuándo y dónde acceden al sitio, adaptando el contenido y los tiempos de publicación en consecuencia.

“Las métricas son la luz: una antorcha o un faro, en función de su nivel de precisión y profundidad y de nuestra capacidad para leerlos e interpretarlos sin llegar a ser subyugados”, afirma Andrea Lannuzzi, director ejecutivo del Gruppo L’Espresso, en el informe del WEF, como apunta la periodista Lulie Posetti en “2014 Trends in Newsrooms: The 10 Trends That the News Business Can’t Afford to Ignore”.

“Un periodista que se niega a utilizar el análisis de datos para evaluar en tiempo real el nivel de interacción que está teniendo con los lectores es alguien que ha decidido no encender la luz y permanecer en un cuarto oscuro”, reitera.

Además de este análisis, los expertos aseguran que también hay que poner a prueba la usabilidad de los contenidos en las diferentes plataformas, analizar la conexión entre medios sociales y móviles, crear titulares que funcionen en los diferentes dispositivos, utilizar gráficos que funcionen bien en todos los tamaños de pantalla y cambiar la cultura de las empresas de medios de comunicación “para que los periodistas, diseñadores y desarrolladores están trabajando mucho más estrechamente”.

Una app de noticias que “va al grano”

Un buen ejemplo de un nuevo producto periodístico pensado desde cero para el mundo mobile es Clarín Al Toque, una app de noticias, que funciona en forma independiente de la web de Clarín.

Como relata el periodista argentino Dario Gallo en ‘Por qué necesitamos nuevos medios para los smartphones y nuevas redacciones para realizarlos (y olvidarnos del concepto página web optimizada)’ dentro de la redacción del diario se conformó una mesa mobile que redacta, sube fotos o videos y publica “al toque”, más de 150 envíos diarios.

“Al Toque está pensado para que cualquier usuario que ingrese cuatro o cinco veces al día esté informado de todo lo que pasó, sin haber gastado más de 4 minutos de su tiempo. Eso puede extenderse a 10 minutos si miran los videos destacados del día”, añade.

Titulares cortos e información directa y personalizable gracias a la geolocalización en una sola pieza, que se puede leer bien en otras pantallas.

Tecnología ‘vestible’ de quita y pon

El periodismo móvil lidera solo una parte del cambio que están provocando las nuevas tecnologías en las redacciones. La wearable technology, es decir, la “tecnología para llevar puesta”, también abre un camino muy emocionante para el periodismo.

La tecnología sin pantalla (‘screeenless’) de objetos como gafas y relojes inteligentes plantean nuevos retos para el sector que ya compite para liderar la carrera de exprimir estos nuevos dispositivos a su favor y aprovecharlos para la cobertura y difusión de noticias.

Foto de unas Google Glass / Autor: Ted Eytan vía Flickr

Foto de unas Google Glass / Autor: Ted Eytan vía Flickr

Como publican en la red de periodistas internacionales Ijnet, una de las ventajas de las Google Glass, por ejemplo, es que al cubrir noticias de último momento, un periodista sólo tiene que abrir un hangout de manos libres y mostrar a los demás, y en tiempo real, lo que está viendo.

Es fácil imaginar cómo esta tecnología portátil puede llegar a revolucionar tanto la información en directo como las maneras de recibir el periodismo con noticias e información altamente personalizada para los lectores.

Muchos medios de comunicación no han querido ignorar estas potencialidades y ya se han puesto manos a la obra. En mayo la CNN anunció que pretendía incorporar las Google Glass a su plataforma de periodismo ciudadano ‘iReport’ “para informar mejor al mundo de lo que ocurre y facilitar la participación de todos en el proceso”. Se posicionó así como la primera gran cadena de noticias que permite a la audiencia contribuir con su material (compartir fotos y videos) directamente a través de esta tecnología.

En junio, el mismo día que Google anunció que su programa Glass Explorer se hacia extensivo al Reino Unido, otro medio en adoptar la tecnología de Google Glass para generar periodismo ciudadano fue The Guardian que también ha creado su propia aplicación para este dispositivo. Uno de los ámbitos específicos en los que muestran un interés especial es en la participación de la audiencia.

Eso sí, todavía queda margen de mejora para gafas como las Google Glass en algunos ámbitos vitales para la producción de la información, principalmente en cuanto a la duración de la batería, la calidad de la imagen y del audio que permite registrar su micrófono.

Nuevos avances tecnológicos

Foto de un drone equipado con una cámara GoPro / Autor: Don McCullough vía Flickr

Foto de un drone equipado con una cámara GoPro / Autor: Don McCullough vía Flickr

Además de los retos del periodismo móvil y el de la tecnología ‘screenless’ es importante mirar de cerca otras innovaciones tecnológicas que afectan a la profesión como el ‘periodismo inmersivo‘, una forma de contar historias en el periodismo digital con el objetivo de alcanzar un alto nivel de inmersión del usuario, así como el ‘periodismo drone‘, que ayuda a los periodistas a superar obstáculos logísticos ofreciendo una preceptiva única.

El uso de estos vehículos aéreos no tripulados ya han permitido ofrecer una visión panorámica de los conflictos civiles en Tailandia y Venezuela, entre otros países, así como desastres naturales o multitudinarias manifestaciones, aunque se está a la espera de la aprobación de un reglamento que legitime su uso profesional.

El cambio es incesante e implacable para el que no siga su ritmo. Si el periodismo quiere ser relevante, tiene que liderar la innovación y encontrar el enfoque de negocio de un empresario de nuevas tecnologías y productos adaptado a la industria de noticias.

“Los periodistas van a aprovechar mejor las nuevas tecnologías en reporterismo para dar con emocionantes maneras de presentar la información”, asegura, en el número de julio de la revista Wired, Jason Seiken, editor en jefe de The Telegraph, ante la pregunta ¿cuál es el futuro del periodismo online?.

“Los pesimistas temen que estamos descendiendo en un mundo dominado por el vacío (…) pero ya sea que su gusto sea serio o irreverente, estamos entrando en una edad de oro del periodismo”, añade.