La estrecha relación del periodista con las redes sociales

“Los periodistas tienen que conectar con el público a través de las redes sociales y aprovechar esa gran ventaja”. Ésta es una de las afirmaciones que soltó Matthew Eltringham, editor del BBC College of Journalism, en el último debate del ciclo #CPCFutur sobre el futuro del periodismo, organizado por el Col·legi de Periodistes de Catalunya.

El otro conferenciante de la sesión, Juan Luis Sánchez, subdirector de eldiario.es, tampoco dudó al anotar que “muchos medios de comunicación no existirían hoy sin las redes sociales”. Según él, permiten conectar el periodismo con la sociedad y, junto con los ciudadanos, “fuerzan las agendas en los medios”.

Estas dos declaraciones demuestran que las redes sociales se han convertido en una herramienta vital para el periodista en la era digital. Además de convertirse en su imprenta, están cambiando la manera en la que trabajan y el origen de las historias. El ciudadano coge un papel activo y muchas veces es quién descubre y relata la noticia en primera persona. El intercambio de información se ha descentralizado.

Una herramienta indispensable para el periodista

Las redes sociales se presentan así como un recurso cada vez más usado por los periodistas para encontrar información en tiempo real. Los medios cuentan con miles de fuentes en el terreno y pueden difundir información a un ritmo sin precedentes.

El estudio “The New Normal for News“, de Oriella PR Networks, publicado en junio de este año, con una muestra de más de 500 periodistas de 14 países diferentes, lo ratifica. Un 51 % de los periodistas encuestados dijeron usar Twitter, Facebook y Weibo para identificar nuevas historias pero sólo “si se conoce y confía en la fuente detrás de esas cuentas “, especificaron.

Y es que la verificación de datos y de las fuentes en redes sociales cobra una importancia crucial. Cada día aparecen nuevos casos que demuestran que antes de aventurarse a lanzar un titular visto en las redes sociales es necesario hacer un ciclo de respiraciones completas y recitar el abecedario del revés un par de veces, sino se quieren sufrir daños irreversibles en la credibilidad.

A su vez, un análisis de mil tweets de prestigiosos profesionales, titulado How open are journalists on Twitter? Trends towards the end-user journalism”, realizado por el profesor de la UCAM José Manuel Noguera, reveló en octubre que los profesionales del periodismo cada vez están más dispuestos no sólo a usar Twitter como fuente, sino también como plataforma de difusión de información.

El estudio afirma que los periodistas “se muestran abiertos a compartir enlaces  que llevan a otras páginas web diferentes a las de sus medios de comunicación y a publicar tuits no relacionados con su trabajo”.

En ambos análisis queda claro que los periodistas se han adaptado rápidamente al nuevo paradigma de los medios sociales. Sin embargo, es relevante saber gestionarlos bien para exprimir sus ventajas al máximo sin morir en el intento y no olvidar que se deben tratar igual que cualquier otra fuente de información. Hay que filtrar y contrastar los mensajes y preguntarse siempre quien está detrás de ellos.

Fases para una relación provechosa

Los 5 pasos que podemos seguir en nuestra relación como periodistas con las redes sociales son:

  1. Monitorear: Primero de todo, para poder tener una visión general de las noticias del día de una manera rápida y ordenada es importante apoyarse de alguna herramienta de curaduría de contenidos que también nos será útil en casos de crisis para contar una historia filtrando la información innecesaria para el público. En emergencyjournalism.net nos ofrecen un listado de 25 herramientas, encabezado por dos de mis favoritas Scoop.it y Storify.  Crearse Alertas en Google Alerts o Talk Alerts con las palabras clave que nos interese seguir, así como categorizar por temas nuestro lector de fuentes RSS, como Feedly, nos ayudará a optimizar nuestro tiempo.
  2. Detectar y comprender las tendencias: Hootsuite puede ser una herramienta perfecta para rastrear usuarios clave, crear listas, y escuchar conversaciones específicas bloqueando el ruido utilizando, por ejemplo, su función de geolocalización para reducir la búsqueda a una región, país o ciudad. También nos permite usar la búsqueda rápida para seguir las tendencias actuales y los hashtags, así como archivar los flujos de búsqueda con la función de archivo. Intenta crear búsquedas de palabras combinadas. En general las búsquedas avanzadas de Twitter, Youtube y Facebook nos pueden ser de gran utilidad en esta tarea. Trendsmap también nos puede ayudar a visualizar temas calientes del momento en Twitter sobre un mapa.
  3. Verificar las fuentes: Una vez encontrado el material noticiable y localizados los contactos que nos pueden servir de fuente es importante ver qué validez tienen. Hay que investigar quiénes son con herramientas como Whois, mirar qué antigüedad tiene la cuenta, hablar con ellas y contrastar la información. En periodismociudadano.com y en emergencyjournalism.net también nos ofrecen algunos recursos para verificar fuentes en línea, así como algunas lecturas obligadas sobre cómo algunas redacciones están manejando este tema. También puedes aprovechar los foros de discusión en línea, así como utilizar sitios como Snopes para detectar mitos urbanos, rumores y engaños comunes desde el principio. En cuanto las imágenes herramientas como TinEye y Foto Forensics nos pueden ayudar a comprobar la repetición e evolución de las imágenes. En la búsqueda de imágenes en Google si pones la URL de una imagen en el campo de búsqueda se pueden encontrar imágenes relacionadas y webs que usan esa imagen específica.
  4. Contextualizar, informar y difundir la noticia: Antes de ir al lugar donde se produce la noticia ya podemos contactar con los testimonios verificados que están informando del suceso in situ a través de la red. Una vez allí, deberemos dar una cobertura multimedia del evento, apoyándonos también de las redes sociales. De camino a la redacción, podemos transmitir lo vivido en ellas por si algún ciudadano tiene algún otro material que ayude a enriquecer la noticia. Si hemos construido nuestro contenido incluyendo las aportaciones de  los ciudadanos en las redes sociales, éstos nos ayudaran a difundirlo. Es el momento de usar esa lista de contactos que hemos creado durante nuestro proceso de producción de la información para que nos ayuden a amplificarla. Cuanto más compartida sea, mejor posicionada estará en los resultados de búsqueda.
  5. Actualizar el contenido: Una vez publicada la noticia, no obstante, el proceso todavía no ha acabado. Es el momento de ir actualizando esa historia a lo largo del día, ya que podrá ser visitada a diferentes horas por un público internacional que vive en diferentes zonas horarias. También es importante interesarse por las estadísticas de tráfico que ha obtenido y de los comentarios que ha recibido de los lectores y que todavía genera en las redes sociales.

Al principio del post veréis el vídeo completo de la conferencia #CPCFutur, del Col·legi de Periodistes de Catalunya. Merece la pena ver la opinión de Matthew Eltringham y Juan Luis Sánchez sobre la difícil relación de los periodistas y las redes sociales. Además también hablan sobre otro tema que no he tratado, el de la convivencia entre el perfil del periodistas y el del medio para el que trabaja y que, en parte, representa. Unas reglas del juego que ya han causado más de un disgusto a algunos profesionales del sector.