Técnicas de redacción en internet: un lenguaje para cada canal

Internet tiene unes características propias y diferentes de las de los soportes informativos convencionales, que hay que tener en cuenta a la hora de presentar el contenido y escribir para una página web.

A la anchura y altura propias del papel, por ejemplo, se  suma la profundidad y la ilimitación del espacio, además de una lectura no lineal gracias a la hipertextualidad.

En internet el lector es activo, quiere encontrar la información rápidamente, conocer el contenido sin leerlo todo y tener el control de la información: crearla, comentarla, compartirla y interactuar con ella.

Además, internet es global y multitemporal, el ritmo es acelerado y separa la forma del contenido. Se crean nuevas narrativas, a la vez que hay una marcada apuesta por el contenido multimedia y el generado por el usuario. Esos contenidos tienen que ser válidos en todo momento, independientemente de cuando se hayan creado y pueden ser consumidos desde cualquier lugar del mundo y a cualquier hora.

Estudios de lectura en pantalla

Por otro lado, está demostrado que la lectura en la pantalla es un 25% más lenta que en el papel y que el ojo también se comporta diferente. Según el informe Eyetrack III, que estudia el movimiento de la retina ocular en la lectura digital, los ojos se fijan primero en el margen superior izquierdo de la pantalla, más tarde se mueven de izquierda a derecha y después de pasar un rato en esta área ya exploran la parte inferior.

Así, concluye que los titulares dominantes captan la atención al entrar en una página web, que las tipografías más pequeñas hacen que el usuario enfoque la vista parándose a leer,  mientras que las grandes se escanean con más facilidad, y que los párrafos cortos funcionan mejor que los largos.

En este mismo sentido, vale la pena destacar que cada lugar de internet contiene una cantidad enorme de información que el usuario no podría encontrar sin la ayuda de un buen diseño y de una buena ordenación de los elementos, de más a menos importantes.

Por todo ello, es importante ponerse en el lugar del usuario y destacar aquello que le pueda ser más interesante y útil para evitar su frustración y aburrimiento, así como utilizar algunas técnicas para hacer más escaneable la información que le estamos proporcionando.

gatito teclado

20 recursos de redacción web

1. Titulares descriptivos con las palabras clave

2. Párrafo inicial corto con la información más importante y las palabras clave en negrita (se recomiendan entre 50 y 75 palabras por párrafo)

3. Una idea por párrafo

4. Jerarquizar y hacer escaneable la información con destacados, despieces, titulares, sumarios, listas y elementos gráficos

5. Cuando escribimos pensar en los links para completar la información y contextualizarla (todo lo que pueda ser enlazable ya no lo explicaremos)

6. No obligar al lector a investigar a donde van los links (anchors descriptivos).

7. Lenguaje claro, sencillo y directo (no argot)

8. Ortografía y gramática cuidada

9. Texto conciso, con un estilo directo pero a la vez neutro

10. Incluir palabras claves para los buscadores

11. No dar nada por supuesto

12. Esquema claro del discurso

13. Siglas de conocimiento general

14. Vigilar con las abreviaciones y acrónimos

15. Evitar un exceso de cursivas, negritas, subrayados y mayúsculas

16. Evitar las referencias temporales que pueden resultar ambiguas

17. Prioridad a las frases afirmativas y a estructuras activas

18. Restringir los recursos tipográficos –comillas, cursivas, guiones- para ayudar la legibilidad

19. Hay cosas que se explican mejor con imágenes que con texto

20. Comprobar los datos, editarlos y actualizar el contenido constantemente